Dermoabrasión (rejuvencimiento de la piel del rostro)

Durante siglos el rejuvenecimiento de la piel ha sido considerado el más elevado de los artes. Este abarca distintas técnicas como son la dermoabrasión, inyección de Botox y el rellenamiento de las arrugas con productos blandos temporales, asi como con productos permanentes. Esos métodos tienen un efecto revitalizante sobre la piel de la cara, le devuelven la frescura y la suavidad. Se pueden eliminar las pequeñas arrugas, depresiones en la piel, así como cicatrices no profundas que permanecieron de acne y sarampión.
La operación exige anestesía local, creams especiales para las superficies pequeñas or combinación con sedación analgética para la cara entera. Se elimine la capa superior de la piel que está encargado para la regeneración (se estimula su recuperación). El procedimiento se  realize de varias formas: de manera química (con diferentes ácidos), con dermoabrador de diamante o con laser. La máscara de colagen se cambia cada trés díaas y se lleva seis hasta ocho días. La máscara sirve para prevención de infección,  hidratación y alimentación de la piel jóven y protección de la influencia del clima. Después de la dermoabrasión la piel se convierte en muy suave y brillante; en los primeros trés meses tiene el color rosada. En el año siguiente la piel gana el color de la piel arodeandola.
Hasta que la piel gane su color natural hay que evitar exposarla al sol. Las complicaciones son bastante raras. Una de las posibles complicaciones después de la dermoabrasión es la presencia de manchas oscuras (hiperpigmentación) el la piel de la cara o “efecto de la cebra” que se pueden eliminar después con enblancadores cosméticos. Dermoabrasión hay que hacerse en fines del otoño, invierno o a principio de primavera cuando hay menos periódos solares.